Aspectos que debes tener en cuenta al verificar la calidad de una traducción

¿Te preocupa la calidad de tus traducciones?

Has buscado y escogido un traductor con mucha experiencia en tu sector. Pero ¿cómo puedes asegurarte de que tus traducciones presenten a tu empresa de la mejor manera?

 

¿Ha utilizado el traductor algún recurso le hayas proporcionado?

En caso de que hayas proporcionado al traductor recursos de ayuda terminológica como glosarios, guías de estilo o memorias de traducción, ¿los ha utilizado el traductor? Comprueba que el traductor haya seguido las instrucciones de estos recursos, como el formato de fecha, la ortografía de inglés británico o estadounidense, etc.

 
Verificar la calidad de una traduccion

 

¿La traducción es adecuada para su uso previsto?

¿La traducción que has recibido cumple con el fin previsto? Por ejemplo, si se trata de un texto comercial, ¿vende los beneficios de tu producto o servicio?

 

¿La traducción transmite el significado del texto original?

Muchos contratantes de servicios de traducción introducen una traducción en el Traductor de Google para verificar la calidad, comprobando si la traducción al idioma original coincide con el texto original. Pero en la mayoría de las ocasiones, las mejores traducciones no son las más literales. Una traducción de calidad debe transmitir el significado del texto original, no usar las mismas palabras. Las diferencias culturales a menudo significan que las traducciones deben usar expresiones y giros diferentes a los del texto original para causar la misma reacción del público nuevo.

 

Pide a tu traductor que te explique cualquier cosa de la que no estés seguro

Si tienes preguntas sobre el trabajo de tu traductor, pídele que te aclare sus decisiones. Puede haber razones específicas por las que ha redactado una sección de tal manera o puede haber considerado necesario añadir información cultural específica a la traducción. Cualquier traductor profesional estará encantado de explicar sus decisiones y respaldarlas con pruebas si es necesario.

 

Contrata a un corrector nativo cualificado para revisar el texto

¡Hasta los mejores traductores pueden tener un mal día! Por lo tanto, aunque hayas trabajado antes con tu traductor y estés seguro de la calidad de su trabajo, es recomendable que un traductor nativo cualificado del idioma que se traduce revise la traducción. A menudo, esto implicará que un segundo traductor revise el texto, pero si crees que no se ha utilizado la terminología correcta, debes pedir a un experto de tu sector que lea la traducción.

 

Problemas básicos que debes tener en cuenta

Un análisis de los problemas más habituales que pueden surgir al traducir del español al inglés sería demasiado para una sola entrada de blog. Pero si estás revisando traducciones del español al inglés, hay ciertos problemas básicos que debes tener en cuenta. Por ejemplo, la longitud de oración recomendada para el inglés simple es de 15 a 20 palabras, pero en español las oraciones de 50 palabras no son inusuales. Por lo tanto, al revisar una traducción del español al inglés, asegúrate de que las oraciones no sean demasiado largas. También existen diferencias en el uso de la puntuación entre el español y el inglés que debes tener en cuenta. El inglés usa un punto final en lugar de una coma para indicar un punto decimal en cifras, por ejemplo. 1.5 en lugar de 1,5. En inglés, los símbolos de moneda se ubican antes del importe, p.ej. €500, no 500 €. En inglés, a menudo se usa una coma en lugar de un punto y viceversa. Esto significa que 15.000,89 en español pasa a ser 15,000.89 en inglés.

Esta entrada no pretende ser una lista completa de los problemas involucrados al verificar la calidad de una traducción. Sin embargo, debería darte una idea más clara de los aspectos que debes tener en cuenta.

 

 

SOLICITA UNA REVISIÓN GRATUITA DE TU PÁGINA WEB EN INGLÉS

 

 

Leave a Reply

− 3 = 4

Close Menu